Discurso de monseñor Tomasi sobre la Violencia contra las mujeres
17ª Sesión del Consejo de de Derechos Humanos de la ONU

 

Señor presidente,

La Delegación de la Santa Sede acoge con satisfacción el segundo informe sobre el tema de la violencia contra la mujer, un tema que concierne a los derechos humanos y que justamente recibe una mayor conciencia entre el público general y que ha reforzado los esfuerzos de los estados para lograr un tratamiento justo y equitativo de las mujeres.

 

Como se señala en el informe, la raíz del problema reside en el punto de vista de la mujer que ignora o rechaza su igual dignidad. A pesar de los progresos realizados, la violencia contra las mujeres sigue siendo una realidad trágica. La violación se usa como arma de guerra durante los conflictos, se trafica con las niñas como si fuesen mercancías; se abusa de las trabajadoras domésticas con impunidad; se rapta a mujeres, obligadas a convertirse, obligadas a casarse y otras obligadas a abortar. Si bien la violencia es más frecuente donde hay pobreza e inestabilidad social, debemos reconocer que algunos sistemas legales y tradiciones todavía la toleran. Este tratamiento negativo y desigual de las mujeres a menudo causan efectos negativos a largo plazo, efectos sociales y psicológicos negativos. Todavía queda un largo camino que recorrer para poder prevenir la violencia contra las mujeres y las niñas y lograr una igualdad efectiva en todas partes.

 

Como el Papa Benedicto XVI destacó: “Hay lugares y culturas donde las mujeres están discriminadas o infravaloradas por el solo hecho de ser mujeres, donde se recurre incluso a argumentos religiosos y familiares, sociales y culturales de presión para mantener la desigualdad de los sexos, donde los actos de violencia se realizan contra las mujeres, convirtiéndolas en objeto de maltrato y de explotación en la publicidad y en la industria de consumo y entretenimiento. Ante fenómenos graves y persistentes el compromiso cristiano es cada vez más urgente para que en todas partes se promueva una cultura que reconozca la dignidad que pertenece a los mujeres, en la ley y en la realidad concreta”.[1]

 

Las formas personales y estructurales de violencia contra las mujeres están a menudo interrelacionadas entre sí y exigen esfuerzos firmes para lograr su erradicación. Este fenómeno no puede ser analizado de forma aislada del contexto social en el que ocurre. Como se destaca en el Informe, las mejoras en el nivel de vida y la provisión de un igual acceso a la educación permitirá a la sociedad prevenir la aparición de este tipo de violencia. De hecho, la propia educación puede servir como medio para crear una mentalidad que apoye y respete a las mujeres.

 

Teniendo en cuenta “las verdades antropológicas fundamentales del hombre y de la mujer, en la igualdad de dignidad y en la unidad de los dos, en la arraigada y profunda diversidad entre lo masculino y lo femenino, y en su vocación a la reciprocidad y a la complementariedad, a la colaboración y a la comunión[2]," mi delegación considera que es posible mejorar la situación de las mujeres y luchar contra el azote de la violencia, y construir una igualdad creativa y un respeto mutuo que prevengan todo recurso a la violencia.

 

Gracias, Señor Presidente.

 

NOTAS

[1] Papa Benedicto XVI, Discurso a los Participantes en la Convención Internacional sobre el tema “Mujer y varón, la totalidad del humanum”, Ciudad del Vaticano, 9 de febrero de 2008 (www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/speeches/2008/february/documents/hf_ben-xvi_spe_20080209_donna-uomo_en.html)